Helena

Era como un rayo de sol intentando colarse a través de la ventana sin cortinas.
La toque, esa tela transparente, no sentí nada más que un fresca brisa que hacía cosquillas a la
palma de mi mano. Pero eso no era una prueba que me demostrase que era real y no cosas de mi
imaginación.
Era un alma perdida en mi mundo , desorientada . Estaba sola, y necesitaba mi ayuda.
Traje una brújula, de nada sirvió.
No me entendía, probé a hablar, a hacer señas con las manos, todo lo intente sin sentido, de nada
sirvió.
Cuanto más tiempo pasaba, más me estresaba pues sabía que ese alma le corría prisa, si no mi
mundo, mi tierra la expulsaría a un lugar inseguro y peligroso.
La llevé a mi casa, donde el frío no la dañase pero era un alma y no tenía frío.
Le ofrecí comida, sin darme cuenta de que no dejaba de ser un alma sin necesidad de comida, pues la
física no ejercía poder sobre ella.
La llame Helena ya que brillaba y resplandía cual estrella.
No quería dormir, pensaba que al despertar esa nueva amiga, Helena, se habría ido.
Pero el cansancio pudo conmigo.
Desperté a la mañana siguiente,Helena había cogido una forma humana, pero seguía siendo como un
rayo de luz, casi transparente. Pero hoy era más fácil de distinguirla .
Fui a una biblioteca y busqué en todos los libros posibles respuestas que me diJesen cómo ayudar a
Helena.
Le expliqué que era un libro, le leí poesía, teatro… Y aunque no me lo dijese sabía que le gustaba.
Días y noches, página tras página y ni una sola palabra.
Un día Helena me habló ya casi era humana y me dijo:
-Querido amigo mío, me has dado cobijo aunque no lo necesitase, me has proporcionado comida aun
sabiendo que yo no tengo la necesidad de comer, has dormido todas las noches deseando que yo
siempre estuviese a tu lado cuando despertases. Horas leyéndome poesía de Pablo Neruda, horas del
Quijote , buscándome entre páginas de viejos libro de almas vagabundas, almas desesperadas, almas
malditas.
Tanto tiempo y aún así no me has salvado, pues mi forma humana pronto se completará y estaré
encerrada en este cuerpo que tú mismo has creado. Pues lo que más desea se cumple.
Deseaste tenerme a tu lado, y aquí estoy. Deseaste poder tocarme y en humana me estoy
convirtiendo, hasta nombre me has puesto.
Soy lo que más deseas y aún así buscas algo que me libere de lo que tú misma has creado.
Me convertiré en una persona más en este mundo.
Helena cambió completamente, ya era humana, como yo, como tú.
Pero todas las noches cuando me iba a dormir ya no la sentía. Cuando la leía poesía no me
escuchaba, cuando la abrazaba me devolvía el abrazo sin pasión.
Ya no era lo mismo, ya no la quería.
Y un día se fue como vino, esa mañana volvía a ser translúcida y ya por la noche no estaba.
Pasan los días y la voy olvidando, así que escribo por que se irá y no dejará rastro en mi memoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s